Donde se unen los sueños
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Una tarde

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Kerian
Las llaves del Reino
Las llaves del Reino
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 571
Edad : 31
Localización : En el 4º Reino
Fecha de inscripción : 28/09/2007

MensajeTema: Una tarde   Sáb Sep 29, 2007 1:47 am

Kerian va a la biblioteca en silencio, pasea por la sala mirando todos los estantes con los libros bien puestos. Antes llena, esta biblioteca se quedo vacía tras la marcha de Yandara. Nadie cuida los numerosos volúmenes de libros que descansan en las estanterías de madera.
Sin detenerse va a los últimos estantes. Parece saber donde esta lo que busca. Decidida coge una escalera apoyada en la pared y con ella llega a coger el último libro del último estante. Encuadernado con lo que parece ser cuero azul y sin letras, el libro parece ser viejo. Con cuidado lo lleva a una de las mesas. Lo deja apoyado en la madera y lo abre por una hoja. Se sienta con cuidado y empieza a leer.


“Era una noche tranquila aquella en la que un grito de desesperación cruzo los pasillos de una gran fortaleza. Una mujer llena de angustia y sufrimiento daba a luz a una pequeña niña, a su parecer, maldita.


Mujeres corrían por los diversos pasadizos del castillo, todas estaban pendientes del parto, su señor les había ordenado que vigilaran a la madre y cuidaran al bebe. Debían hacer que la mujer sufriera lo menos posible, pero sus gritos se oían, el dolor que le rompía por dentro era sabido por todos los que vivían en ese castillo. Pero nadie más. Todo lo que sucedía ahí dentro ahí se quedaba, nadas había a su alrededor, solo el bosque lleno de oscuridad, el bosque putrefacto, el bosque de Brenchast. El castillo, hogar de la más pura maldad conocida guardaba a la mujer, una princesa elfa que fue capturada tiempo atrás. El bebe debió ser la princesa de su raza, pero nunca lo seria seguramente, pues estaba en manos del Señor del mal.

Tras haber nacido la pequeña, las mujeres la atendieron separándola de la madre para lavarla. La elfa, con pena, miro por la ventana, una ventana con rejas que tan solo dejaba pasar la luz tenue de la luna y dejaba ver los pocos árboles que aun quedaban en pie en ese horrendo bosque. Unas lagrimas dejo ir antes de fallecer, la pena que en su corazón había era demasiada para su atormentada alma. Nada podía hacer para su pequeña…




Última edición por el Lun Oct 01, 2007 9:35 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
http://eternalnight-kerian.blogspot.com/
Kerian
Las llaves del Reino
Las llaves del Reino
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 571
Edad : 31
Localización : En el 4º Reino
Fecha de inscripción : 28/09/2007

MensajeTema: Re: Una tarde   Sáb Sep 29, 2007 1:49 am

Las mujeres con la niña volvieron a los aposentos de la elfa, pero al ver que esta había dejado el mundo de los vivos llamaron a los guardias para que estos se llevasen el cuerpo y la cama, pues ya no hacían falta. También era necesario comunicarlo a su señor.

Dejaron la pequeña en una cuna de madera que ya tenían lista des de hacia días, abrieron un poco la ventana, para que el aire entrara en la sala, aunque antes taparon bien a la recién nacida. A la niña se le podían ver bien definidos los rasgos de la raza elfica, aunque sabían que esa niña no solo era elfa, había algo en ella que infundía cierto respeto. Su piel era mas blanca de lo normal, como la nieve recién caída, sabían que eso solo era una pequeña cosa que intentaba mostrar su otra parte.
La dejaron sola en la habitación. Aun era de noche y las mujeres querían dormir, solo en la puerta de la habitación se quedaron dos guardias para vigilar si alguien quería entrar. La niña no lloraba, como hubiera sido normal, hasta parecía ser consciente de todo lo que sucedía ahí. Miraba a los lados y levantaba los brazos en silencio.
De golpe algo se poco en la ventana entre los barrotes que habían, parecía un ave que miro detenidamente esos hierros que no dejaban pasar un cuerpo humano. Le basto solo un golpe de pata para que uno de ellos cediera, sin duda no era un ave normal.




El animal se acerco a la cuna y con sumo cuidado cogió al bebe que estaba envuelto con las telas. Sin hacer ruido salió de la sala con cierta prisa. No se paro a observar nada, solo quería salir de ahí.

Llego a los pies del castillo, por la parte trasera, y voló hacia el interior del bosque sin demora, Sabia donde debía llegar.
Ahí estaba el, con su caballo esperando a que su fiel compañero le trajese a la que debía ser princesa de los elfos, y sabia que no solo lo era de los elfos, pero prefería no pensar en ello...




El mago recogió a la niña cuando su búho se la cedió, no hacían falta las palabras entre ellos, ya sabían que debían hacer y porque. La pequeña se había dormido durante el vuelo.
Era hora de partir y alejarse de esas tierras muertas, alejarse del mal que moraba en ellas...
Volver arriba Ir abajo
http://eternalnight-kerian.blogspot.com/
Kerian
Las llaves del Reino
Las llaves del Reino
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 571
Edad : 31
Localización : En el 4º Reino
Fecha de inscripción : 28/09/2007

MensajeTema: Re: Una tarde   Sáb Sep 29, 2007 1:52 am

Pasaron varios días. El mago decidio ir por la costa. Al salir del bosque se dirigio a los acantilados para seguir su camino. La niña observaba todo su alrededor con cierta curiosidad, iba cubierta por una manta hasta el cuello y dejaba ver su cabeza, sus rasgos elficos eran claros.

Por las costas fueron con mas calma, no hacia falta correr, asi que a paso tranquilo siguieron el camino.
Su destino era la ciudad de Ailea, una ciudad de humanos muy tranquila. Ahí pensaba estar dos noches exactamente para luego irse y dirigirse al bosque de Nenrir, en un pueblo tambien de humano, donde dejaria a la niña.

Pero antes de llegar a Ailea se vio obligado a parar cerca de unas rocas, alguien le llamaba, parecia la voz de una mujer. Dejo el caballo en medio del camino por el cual iba y avanzo solo con la niña en brazos. Se quedo de pie en el borde del acantilado mi miro hacia abajo esperando ver a una mujer.




Una leve sonrisa se dibujo en su rostro al ver a la bella sirena Gelendia, a quien conocia des de hacia tiempo.

-Dime vieja amiga, que es lo que hace que grites mi nombre.

-Hay noticias de los mares del norte, como me dijisteis que os podian interesar...

-Y asi es, me interesa todo loque puede llegar del norte. Decidme..

-Una mujer, cual pelo blanco como la nieve, tiene grandes poderes. Sus ojos ambarinos no tienen rincón que no puedan ver, dicen que usa la magia para ellos, pero otros dicen que es merito propio.




-Curioso.. una hechicera, entonces? – el mago mostro su interes por la mujer de la que le hablaba la sirena, pocas hechiceras habian en ese continente, y que hubiera una en otro era una buena noticia.

-Muchos asi lo creen, pero otros lo dudan, no ha hecho magia propiamente dicha, pero si dicen que hace milagros. Va en busca de algo...

-Y sabeis de que?

-No... eso es algo que aun desconocemos... – dijo cuando al mismo tiempo se llevo la mano al pelo cogiendo un mechón de su dorada melena y enredaba graciosamente uno de sus dedos entre los rizos.

-Intenta saber mas cosas bella Gelendia...

Tras eso, la sirena sin decir nada salto al agua desde la roca en la que estaba posada, y asi desapareció entre las aguas.

La niña parecia haber estado atenta a la conversación mas el mago dio por sentado que nada podia entender por sus pocos dias de edad. Aunque nada podia asegurar...

Volver arriba Ir abajo
http://eternalnight-kerian.blogspot.com/
Kerian
Las llaves del Reino
Las llaves del Reino
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 571
Edad : 31
Localización : En el 4º Reino
Fecha de inscripción : 28/09/2007

MensajeTema: Re: Una tarde   Sáb Sep 29, 2007 1:53 am

No tardo mucho mas en llegar a Ailea, sabia donde debía ir, la torre de magia situada en la plaza ya tenia sus aposentos listos. Dejo su caballo en los establos de la torre y sin demora entro a la sala principal donde el Gran mago Astnemis le esperaba con rostro de preocupación.

-Llegáis tarde...

Fueron las únicas palabras que salieron de esa boca rodeada por la barba blanca. Sus ojos ya carentes de color por el paso del tiempo se clavaban en los de Krasther, quien aun tenia el bebe en brazos. El Gran mago dio media vuelva dirigiéndose a su mesa, donde tenia varios libros. En su túnica blanca se crearon varios pliegues que no dejaban ver los pequeños detalles bordados en oro.



-Lo lamento... por el camino me interrumpieron para darme una información...

Krasther avanzo lentamente hacia la mesa mientras veía como su maestro se sentaba en la silla que había detrás de esa.

-¿Como esta?

-Bien Gran maestro, aunque no pude hacer nada por la madre.

Los ojos de Astnemis se entristecieron, conocía a esa elfa desde hacia siglos, lamentaba su muerte, pero sabia que así estaría mejor, pues su vida no parecía ser de las mejores, el sufrimiento dentro de esa torre nadie se lo podía imaginar.

- Que alguien lo comunique a su pueblo... y a los sacerdotes de esta ciudad.

- Maestro, ¿a los sacerdotes? Ya sabéis que piensan de nosotros, no querrán saber mucho de lo que les digamos, además los de esta ciudad son humanos.

-Anoche llegaron sacerdotes elfos. Ellos deben saberlo.

Krasther asistió y miro hacia atrás, la puerta estaba aun abierta y había un chico, un aprendiz que tenia un nivel muy bajo. Le hizo una señal con un brazo mientras con el otro sujetaba al bebe. El chico salió corriendo para informar a los sacerdotes.

-Maestro, la niña...

-Lo se... – se levanto y miro a la pequeña que dormía placidamente entre las mantas que la cubrían – Crisella se encargara de ella mientras estéis aquí.

No dijo mas y salió de la sala, Kraster miro hacia la puerta mientras su maestro salía y en ese mismo instante una mujer entro a paso tranquilo, era una elfa que había sido instruida en la magia. Una de mas mejores magas, debía llevar túnica blanca pero era reacia a ella e iba siempre con un vestido de seda azul y un mando azul oscuro que siempre se ponía por encima de los hombros.




Se acerco al mago con rostro serio y miro a la niña, sonrió al verla y la cogió con cuidado.

-Cuidadla mucho Crisella, ya sabéis quien es...

-Cierto es que lo se, por eso esta pequeña elfa debe aprender muchas cosas, ahora ya es consciente de todo lo que sucede. La cuidare, ella es el futuro de mi raza.
Volver arriba Ir abajo
http://eternalnight-kerian.blogspot.com/
Kerian
Las llaves del Reino
Las llaves del Reino
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 571
Edad : 31
Localización : En el 4º Reino
Fecha de inscripción : 28/09/2007

MensajeTema: Re: Una tarde   Sáb Sep 29, 2007 1:53 am

Krasther salio de la sala detras la elfa, ya que el Gran Mago habia terminado.

En dos noches partiria de nuevo, algo que pocos de ahi aceptaban ya que Krasther estaba dejando de lado a un muchacho que acogio como aprendiz, a causa de eso se debian encargar de él otros magos.

Esa primera noche fue mas tranquila de lo esperado, y nuevas informaciones llegaron a la torre. Cuando Krasther estaba en sus aposentos se preparo una copa de vino, y no pudo beber tal liquido pues este empezo a tomar forma del rostro de la sirena Gelendia.





- Mi señor... la mujer de la que os hable...

-Gelendia, muchas veces os he mencionado que la magia del mar no debe ser utilizada en otros liquidos que no sea agua con sal. Es un tanto molesto...

-Pero es importante, la mujer que creemos que es hechicera va hacia la torre de Drazzen, donde el hechicero de tunica negra prepara el portal que despertara a los dioses.

El mago ante tal información salio corriendo de la sala, eso debia saberlo el Gran Mago, esa mujer podia traerles problemas si iba hacia tal torre, donde un hechicero recluido intentaba resolver el modo de romper una profecia que siglos antes se habia dejado oir a modo de cuento infantil.

La sirena dejo de ejercer su magia en la copa de vino, ya que nadie habia que pudiera escucharla.

En la habitacion contigua la elfa acostaba a la niña. Una melodia de su pueblo de canto mientras tocaba el laud para que la pequeña conciliara el sueño. El canto que a su vez era un hechizo que iba sellando las entradas a la sala, para que nadie puediera llegar a la niña para hacerle algun mal.


Los sacerdotes elfos eran en ese momento avisados de la muerte de la madre de la niña. A pesar de haber llegado al noche anterior estos partieron a sus tierras, debian informar de la muerte de una importante dignataria de la raza, algo que causaba serios conflictos entre los elfos que ostentaban el poder de las grandes ciudades de la raza. Anteriormente ya habian habido guerras por ello, y ahora podrian repetirse si no se reconocia el poder de la pequeña, cosa que no harian ya que la pequeña no iba a llegar a la ciudad de Elendia por ahora, ciudad elfica donde se encontraba el palacio de los dignatarios elfos.


Volver arriba Ir abajo
http://eternalnight-kerian.blogspot.com/
Kerian
Las llaves del Reino
Las llaves del Reino
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 571
Edad : 31
Localización : En el 4º Reino
Fecha de inscripción : 28/09/2007

MensajeTema: Re: Una tarde   Sáb Sep 29, 2007 11:22 pm

Crisella dejo su canción a medias, podía oír a los de su raza llorar por la madre de la niña. La pequeña no debía quedarse ahí, pero no era ella quien podría llevársela.

Entonces salio de la habitación con cuidado para no hacer ruido, la niña se había dormido y era mejor que se quedara así. Por el largo pasadizo iban varios magos murmurando.

La elfa detuvo a uno de ellos, era un gigante que llevaba poco tiempo ahí.

-¿ Ocurre algo?

Pregunto Crisella notando el rostro preocupado de los magos de su raza que estaban presentes. El gigante la miro con cierta indiferencia.

-Los de tu raza, han venido mensajeros de los bosques. Quieren una dignataria y si hace falta la cogerán por la fuerza, según ellos.





-Somos magos, tenemos más poder que ellos... – empezó a decir la elfa, pensar que tal vez debía luchar contra los de su sangre no era algo de su agrado, pero no podía dejar que cogieran a la niña – Habéis avisado al Gran Mago?

-No... ahora íbamos a hacerlo.

-Avisad antes a Krasther, él pondrá la niña en un lugar seguro. Decidle que la llevare al comedor.

Luego entro de nuevo en la habitación cerrando la puerta.

Los magos que habían en el pasillo obedecieron. El gigante fue a avisar a Krasther, y los demás al Gran Mago. No era el típico procedimiento, pero sabían que esa elfa era la consejera del Gran Mago, y por ello se le debía obedecer.

El gigante llego a los aposentos del mago y entro sin mas. Krasther se giro esperando saber la razón de tal intrusión en su espacio.

-En el comedor. La consejera llevara la niña. Los elfos de los bosques vienen a buscarla.

El gigante se expreso con las palabras justas, no había tiempo y no hacia falta decir más. A los pocos segundos se podían oír las puertas forzadas de la torre.

El mago cogió pocas cosas, las imprescindibles. Luego, corriendo se dirigió al sitio donde debía encontrarse con la elfa. Cuando llego ella ya estaba ahí con la niña en brazos.

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://eternalnight-kerian.blogspot.com/
Kerian
Las llaves del Reino
Las llaves del Reino
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 571
Edad : 31
Localización : En el 4º Reino
Fecha de inscripción : 28/09/2007

MensajeTema: Re: Una tarde   Mar Oct 30, 2007 1:24 pm

Krasther se acerco a Crisella, quien le dio la pequeña para que el mago la sujetara.

-Llevadla a un sitio seguro, se que vos podéis. No puede enfrentarse ahora al pueblo, aunque ellos digan que desean un dignatario lo que desean es matarla por no ser del todo elfa...

El mago asintió, sabia a lo que se refería la elfa. No era fácil saber donde dejarla, pero ya estuvo estudiando esa posibilidad.

Sin decirle nada fue a los establos, donde descansaba su caballo. No aviso al mozo que estaba de encargado ,ya que este se encontraba en la puerta principal intentando evitar que los elfos entraran en la torre.

Salio por la puerta de atrás, y se alejo de todo eso por el bosque, sin mirar atrás, sin saber que iba a suceder.
La niña seguía dormida.

No descanso, y paso varias noches en vela para avanzar más rápido y llegar antes a su destino.

Cuando llego una mujer le estaba esperando, era humana.

-Llegas tarde, según la lechuza debías haber llegado esta madrugada.

-Tranquila, debo comer también, y pare para ello.

La mujer se acerco, era una campesina bastante ruda, pero había tenido varios hijos y sabia cuidar a los niños, ella serviría, aunque no parecía tan buena idea por el poco aprecio que les tenia a las otras razas. A pesar de ello Krasther pensó que al ser un bebe la raza no iba a importar.

Le tendio la niña y la mujer la cogio con cuidado.

-Es muy pequeña, tan solo tiene unas semanas. Y podría ser bonita... si no fuera elfa.

-No pienses en eso, es una niña y necesita cuidados.

-Lo se, lo se, ya la cuidare.

Sin más la mujer fue hacia su pequeña casa mientras el mago negaba con la cabeza y daba media vuelta. La pequeña se quedaría en ese pueblo de humanos hasta que fuera el momento.

Por otro lado, en la torre ya sabían que la niña ya no se encontraba ahí, pero nadie sabia nada. Ni el Gran Mago sabia donde habían llevado a la pequeña, lo que causo un gran enfado por su parte.

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://eternalnight-kerian.blogspot.com/
Kerian
Las llaves del Reino
Las llaves del Reino
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 571
Edad : 31
Localización : En el 4º Reino
Fecha de inscripción : 28/09/2007

MensajeTema: Re: Una tarde   Lun Mar 24, 2008 7:42 pm

La mujer dejo a la niña con cuidado sobre la mesa meintras sus hijos se acercaban a verla.

-Mama, el mago ya se ha ido. - Aviso uno de ellos - ¿Que vamos a hacer?

-Cuidare a la niña... pero debera pagar un precio por ello, no nos podemos permitir cuidar a más gente simplemente porque sean princesas con problemas.

-¿Como se llama madre?

-Bueno.. el mago no me dijo nombre...- se quedo pensativa y entonces miro las telas qeu envolvian ala niña hasta que vio una pequeña pulsera, tenia algo gravado, y por suerte era algo pronunciable - Kerianseray, ese debe ser su nombre.

- Pobre Kerianseray.. - dijo la niña que habia preguntado por su nombre, cuando se fueron los demas y las dejaron a solas - no tendras una buena vida...

[...]

-Cassandra, madre dice que no debes hacer eso - dijo la niña elfica mientras recogia la ropa recien lavada - ha dicho que me ayudes con la ropa, yo soy aun pequeña y no llego bien.

- Anda niña, ya tienes cinco años, suficientes para encargarte del trabajo.

La chica rubia tenia 10 años más que Kerian, aún asi preferia pasarse las horas tumbada sin ayudar a la elfa.




No se quedo mucho tiempo, se fue dejando a Kerian sola, siempre lo hacia todo sola y en sus ojos la tristeza siempre tenia un lugar.

Pero cuando la noche empezaba a caer una bola de fuego cruzo el cielo y corriendo fueron todos a sus casas.

-Mi señora, tengo un mal presentimiento, se que algo sucedera...

-Estoy cansada elfa, prepara agua caliente y deja estar esas tonterias, los sacerdotes dicen que no debemos preocuparnos.

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://eternalnight-kerian.blogspot.com/
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Una tarde   

Volver arriba Ir abajo
 
Una tarde
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Una tarde particular en el patio [Privado]
» [16º] Santos FC vs Fluminense
» Una tarde caliente en Este es el Show
» Una tarde libre
» Un "divertido" viernes en la noche [Libre. Marceline Abadeer]

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: .::____________::. :: Biblioteca-
Cambiar a: