Donde se unen los sueños
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Wrrzag

Ir abajo 
AutorMensaje
Wrrzag



Cantidad de envíos : 1
Fecha de inscripción : 12/10/2008

MensajeTema: Wrrzag   Miér Oct 15, 2008 7:51 pm

Nombre del personaje: Wrrzag (sin apellido)
Raza: Orco
Edad: 24
Aspecto:

-Físico: Es un orco un poco atípico. En lugar de la característica piel verde vivo de los demás, gran estatura y músculos, Wrrzag nació con un color verde pálido, más bajito de lo habitual (mide un metro ochenta) y con un poco menos de masa muscular, lo que hace que alguien cerrado de mente no identifique su raza en el acto, como a sus congéneres. Viste mejor que los otros a causa de su condición de chamán, y usualmente va ataviado con unos pantalones de cuero curtido y una capa de piel de oso blanco.

-Psicológico: Compensa su hándicap físico con una inteligencia muy superior al resto de los orcos (lo que para un hombre sería ser normal tirando a listillo). Pero ssigue siendo un orco, y le gustan la carnicería y las luchas. No le molesta relacionarse con hombres ya que su poca potencia física sigue siendo superior a la de la mayoría de hombres y si se desespera siempre puede romper alguna cabeza. Pero los elfos no le gustan mucho, los considera altivos y delicados, no más aptos para la guerra que una rana. Le gusta pelear con todo tipo de gente ya que si su fuerza no es suficiente siempre puede recorrer a un poco de magia.
También le gusta cocinar y, como curiosidad, sabe escribir. Esto último lo usa básicamente para escribir sus recetas en un libro que lleva siempre encima.

Habilidades y magia: Está en comunión total con el fuego, y además está aprendiendo a crear ilusiones para confundir al enemigo y a cambiar su cara (tiene muy poca utilidad pero le hace reír mucho). Puede curarse heridas superficiales, pero no pasa de ahí (ni curar heridas más profundas ni curar a otros).

Armas: Tiene un bastón que le ayuda a potenciar su magia y que es irrompible mientras lo posea un orco, además de ser muy diestro blandiéndolo. Se dice que este bastón fue bañado en la sangre de mil enemigos y las heces de cien amigos (algo muy difícil de encontrar entre orcos -los amigos, no las heces. De heces hay de sobra-), de ahí sus propiedades.
También tiene una espada que arrebató a un humano borracho que le llamó "feo". Ese hombre acabó convirtiéndose en receta personal de Wrrzag.

Historia: Wrrzag nació en una tribu de orcos de unos 25 miembros. Ya de recién nacido fue apartado de los otros por su aspecto enclenque y flacucho, que era aprovechado por los niños orcos para reírse de él. Esto provocó que tuviese una infancia solitária y se dedicase a cosas diferentes a las de los otros (no se peleaba porque siempre perdía). En esa época empezó su admiración (básicamente la 'admiración' orca es sinónimo de envidia) por Zgil'hor, el chamán de su tribu. A pesar de su avanzada edad, su aspecto débil y sus achaques, todos parecían sentir respeto hacia él. También le atrajo la forma en que éste podía hacer pequeñas magias sobre la gente y su extraordinaria longevidad, ya que había llegado a los 63 años (la esperanza de vida de un orco que muere de causas naturales no llega a los 35) y seguía dispuesto a abrir la cabeza de algún orquito de un bastonazo. Un día decidió que quería ser como él. Entonces fue a intentar que le admitiera como discípulo. La respuesta de Zgil'hor fue alentadora:

-Oye tu, sabandija. Ve a tomar por...

Esto le canvió la vida. ¡El viejo chamán le había hablado, en lugar de pegarle como a los otros niños! Con muchas esperanzas, fue observandole con perseverancia. Por algo él era diferente a todos los otros orcos. Él había nacido más compensado: menos fuerza bruta y más cabeza.
Al cabo del tiempo, el mismo brujo que le había enviado a tomar el viento a la farola le llamó.

-¿Tu querías ser chamán. no? Pues ven.

Wrrzag, muy emocionado, le siguió y le hizo algún truquito, aprendido a fuerza de observar. Esto atrajo la atención del chamán, que decidió que sería un competidor y decidió abandonarlo a su suerte en el bosque.
Pero pasó el tiempo y seguía vivo. Había podido romper una rama y cazar algún animal. Pasó tiempo diseñando trampas para cazar conejos y fabricándolas con lo que encontraba, y al final consiguió una que funcionaba. Hizo unas pocas más y, a los cinco años de malvivir en el bosque pudo crear zonas de abastecimiento. Cada día iba a mirar las trampas y siempre caía algun animal. Entonces creyó que nada podía ir mejor. Pero un día, al encender un fuego (había descubierto cómo hacía tiempo), quemó accidentalmente un helecho, Allá donde antes había plantas ahora encontró una obertura. Al entrar, descubrió un altar orco, y unos pequeños libros de sabíduria chamanesca. A fuerza de interpretar sus símbolos aprendió un poco de magia débil. Pero lo que le interesó fue algo al final de uno de esos libros: un alfabeto. Creyó que le serviría para algo y se puso a aprender. Pasó su tiempo aprendiendo palabras (sólo había palabras y su pictograma de equivalencia) y al final supo leer interpretando.
Mientras leía uno de esos volúmenes, advirtió que en un mapa del altar había una trampilla marcada. Decidido a buscarla, recorrió durante horas el suelo del altar palpando el suelo. Al no encontrarla, decidió algo más inteligente. Leer lo que había en humano (como llamaba al alfabeto). "Saltimbanqui", ponía. "¿Qué debe ser?". Se parecía a saltar, así que saltó. Cuando sus pies tocaron en el suelo, éste se hundió. Allí sólo había un bastón. En cuando lo cogió se sintió más lúcido e inteligente. Decidió salir a buscar algo de comer. Allá, en una de las trampas que había dejado, había un hombre atrapado. Wrrzag le preguntó que le pasaba y el hombre, entendiendo sólo un gruñido, se asustó e intentó atacarle. En ese momento el orco se cansó de ese estúpido juego y decidió terminarlo de un fuerte golpe de bastón en la cabeza. Acto seguido se dispuso a revolver el cadáver. Llevava un libro en humano en el que ponía "Camino del Fuego" y una bonita espada. Decidió llevárselos y descubrir de qué trataba el libro.

Fue así como después de mucho tiempo y quemaduras, Wrrzag logró algo que no tenía parangón en el mundo orco: dominar la magia.

Cuando fue capaz de asar un conejo sin más que su brazo decidió buscar a su tribu otra vez. Les encontró rápido, pues no se habían movido muy lejos de dónde estaban antes (o quizás sí pero habían terminado volviendo al mismo sitio). Entonces todos le reconocieron. Era más grande, musculoso y tenía pelo, pero era el mismo niño enclenque que antes. El chamán se horrorizó e intentó lanzarle una de sus maldiciones, pero Wrrzag reaccionó haciéndole explotar en pedazos. Esto provocó el miedo de los miembros de su tribu, que le veneraron hasta ser consumidos por el fuego de su ira. Aquél orco defectuoso había salido demasiado poco orco.

Una vez saciada su sed de venganza se dispuso a aprender más magia. Por eso se dirigió a ningún lugar hasta topar con una ciudad. Allá fue donde "compró" su ropa y aprendió a leer de verdad, gracias a un erudito que había estudiado el idioma orco. También aprendió a expresarse como los humanos, pero mantuvo su voz orca (grave y gutural).

Ahora que la gente le conoce, ya no tiene claro que va a hacer.
Volver arriba Ir abajo
 
Wrrzag
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: .::Presentate::. :: .::Para recordar::.-
Cambiar a: